Dolor de cadera

¿Qué es el dolor de cadera?

La articulación de la cadera, o coxofemoral, junto con la musculatura, cartílago y ligamentos que la rodean, es la responsable de soportar el mayor peso del cuerpo. Conecta el hueso coxal con el fémur, estableciendo el anclaje entre el tronco y la extremidad inferior.
La forma esférica de las superficies óseas que están en contacto dotan de una gran movilidad a la articulación. Gracias al líquido sinovial que produce la membrana sinovial (cápsula sinovial), se evita la fricción durante el desplazamiento de las superficies de los dos huesos.

Los músculos que rodean la articulación permiten la realización de los distintos movimientos y los ligamentos refuerzan la estructura para evitar un desplazamiento excesivo.

dolor muñeca

Posibles causas del dolor de cadera

El dolor de cadera se manifiesta cuando alguna de las estructuras que componen la articulación, ya sea el hueso, cartílago o ligamentos, se deteriora, ya sea por el paso de los años, la sobrecarga o por algún traumatismo.

1 Sobrecarga de la musculatura pelvitrocantérea

Los músculos pelvitrocantéreos son un grupo de músculos de diversas dimensiones que unen la pelvis con el trocánter femoral. Su función principal es la de facilitar la rotación externa del músculo. Cuando se sobrecargan, por rutinas de ejercicios extenuantes o como consecuencia de una actividad diaria moderada o grande a la hora de andar, subir escaleras o hacer esfuerzos con las piernas, se produce dolor. El tratamiento más adecuado en estos casos es la masoterapia combinado con fisioterapia invasiva para acceder mejor a los músculos más profundos.

2 Pubalgia

La pubalgia se manifiesta como dolor en la zona del pubis pudiendo irradiarse hacia las piernas.

Es provocado por una descompensación entre la musculatura aductora de las piernas y la musculatura abdominal. Lo más habitual es que sea debida a una sobrecarga por el movimiento continuo y repetitivo típico de la práctica deportiva, como ocurre con futbolistas. También puede ser provocado por un bloqueo de la articulación sacropélvica en su conjunto, llegando a irritar tanto las articulaciones sacro-iliacas como la articulación pélvica.

El dolor en la pubalgia se presenta inicialmente una vez acabado el esfuerzo. En las fases más agudas, este dolor aparece de forma continuada incluso estando en reposo. Para evitarlo, lo mejor es calentar antes de comenzar el ejercicio, estirar bien una vez del mismo y mantener un buen tono muscular abdominal. Una vez presentado el problema, se deberá acudir a sesiones de rehabilitación con un fisioterapeuta.

Es importante comentar que esta patología una vez iniciado su proceso agudo puede ser bastante grave llegando a necesitar de 3 a 6 meses de rehabilitación. Es fundamental acudir a un fisioterapeuta si se comienza a notar molestias en la zona pélvica para poder tratar y prevenir de manera mucho más rápida y efectiva esta patología.

3 Bursitis

Las bursas son pequeñas bolsas que contienen líquido seroso y que evitan la fricción del hueso con el cartílago. Cuando estas bolsas se inflaman, producen dolor. La bursitis es frecuente en personas de edad avanzada y en deportistas, especialmente corredores habituales, ya que el impacto continuo y repetitivo que se produce al correr acaba irritando e inflamando las bursas.

4 Sacroileitis

La articulación sacroilíaca es la que conecta el hueso del sacro con el ilíaco. Su función es esencial en el movimiento de la cadera y las piernas, por lo que esta patología afecta gravemente a la movilidad del paciente. Cuando ésta articulación se bloquea puede llegar a inflamarse (sacroileitis) y manifestarse con dolor en la zona lumbar, en la nalga o en el muslo por la parte posterior. A menudo, el dolor provocado por una sacroileitis puede confundirse con el de una ciática o hernia discal, por lo que es necesario realizar una evaluación y valoración completa para descartar otras dolencias.

5 Artrosis y desgaste de la cabeza femoral

Es probablemente la causa más común de dolor de cadera. La artrosis es una enfermedad articular degenerativa, que se manifiesta por un desgaste progresivo del cartílago que sirve de aislante entre las superficies óseas. Es entonces cuando el contacto entre el cartílago desgastado e inflamado origina el dolor. Este dolor puede padecerse tanto si se está caminando como si se está sentado o tumbado ya que el proceso inflamatorio sigue activo.
La edad, la obesidad, las lesiones articulares y los antecedentes familiares son factores que pueden provocar la progresión y desarrollo de la artrosis.
El tratamiento fisioterapéutico en los estados iniciales de la enfermedad ayuda a ralentizar el avance, disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.

No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

Tratamientos fisioterapéuticos para el dolor de cadera

Terapia manual osteopática

Los masajes manuales nos ayudarán a relajar la musculatura que envuelve la cadera, aliviando la sobrecarga y el dolor asociado. En función del grado de afectación y de la sintomatología que presente el paciente, el tratamiento se adaptará para lograr el mayor beneficio.
También la movilización de la articulación de la cadera como la manipulación del complejo sacro-pélvico y sacro-iliaco son de gran ayuda.

Fisioterapia invasiva

Cuando la causa del dolor de cadera sea una sobrecarga muscular, la fisioterapia invasiva nos ayuda a poder tratar con efectividad diversos músculos que se encuentran en zonas muy profundas donde la terapia manual puede ser más complicada y dolorosa.

Diatermia

La aplicación de calor en las zonas profundas tanto de la musculatura como del cartílago y periostio de la articulación ayudará a reducir la inflamación y mejorará notablemente la sintomatología que curse con dolor. Al mejorar el metabolismo en la zona frena notablemente los procesos inflamatorios de la artrosis aliviando en gran medida al paciente.

Ejercicios de decoaptación articular

El tipo de movimientos y ejercicios que se realizan en casos de dolor de cadera son todos aquellos que ayuden a decoaptar la cadera: ejerciendo tracción sobre el hueso, ayudamos a la articulación para que descanse.

Posturología

Cuando el origen del dolor de cadera venga provocado por una mala postura o se origine por una descompensación en la pisada, la posturología nos ayudará detectar y corregir el problema.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.