Dolor de codo

El dolor de codo, o flexura de codo, puede ser provocado por diversas razones. Desde una sobrecarga musculatura y como consecuencia la aparición de irritación e inflamación de los tendones del codo; como un edema post-traumático e incluso la luxación de un nervio.

Tratar este tipo de dolores con medicamentos, puede proporcionar alivio, pero solo a corto plazo. La causa desencadenante del dolor no será tratada, y por lo tanto, podremos hasta incrementar el daño.

dolor codo

Posibles causas del dolor de codo

Luxaciones

La sobrecarga de los músculos tríceps, infraespinoso, ancóneo y los músculos epicondíleos y epitrocleares, son la principal causa del dolor de codo.

Suelen derivar en distintos tipos de tendinitis, es decir, tendones inflamados. Hay que entenderlo como la respuesta del vínculo entre músculo y hueso. El elemento de conexión que transmite la fuerza del músculo al hueso.

Suele deberse a movimientos forzados y repetitivos tanto en el trabajo como en la práctica de algún deporte.

Todo esto produce músculos sobrecargados, puntos gatillo y tensiones que tienen una característica común, un tono muscular elevado. Esta tensión se transmite a los tendones y puede llevar a procesos inflamatorios.

La sobrecarga puede ser crónica o aguda. La primera generada por movimientos continuos y repetitivos, y la segunda, por movimientos bruscos o demasiado fuertes.

Bloqueos vertebrales cervicales (C5 a C7) y dolor metamérico

Los bloqueos en las vértebras cervicales C5-C6-C7 provocan una irritación de las metámeras correspondientes a los nervios sensitivos que inervan la zona del brazo y del codo. Lo que conlleva a un aumento del dolor en la zona.

Fracturas

  • Olécranon.
  • Humero parte distal.
  • Cabeza del radio y cúbito parte proximal.

Es una lesión que se observa en todos los grupos de edad, pero es más frecuente en ancianos y adultos jóvenes. Se clasifica según la ubicación de la parte implicada.

Suele producirse por un fuerte golpe en la parte posterior del codo o una caída con el brazo extendido.

Artrosis, artritis

Puede afectar una o más articulaciones en cualquier lugar del cuerpo. Una de ellas es el codo. El diagnostico y tratamiento temprano ayuda a controlar los síntomas y prevenir el daño articular. Por ello, es altamente recomendable ponerse en manos de un fisioterapeuta adecuado que ayude a mantener el funcionamiento muscular y articular.

Epicondilitis (codo del tenista)

Es la inflamación de los tendones epicondíleos, los que unen la musculatura de la parte posterior del antebrazo y de la mano con el epicóndilo en la cara lateral externa del codo. Son los encargados de controlar principalmente los movimientos de prensión, extensión y supinación de la mano.

Cuando se realizan movimientos continuos y repetitivos, se producen micro lesiones del tendón. Con el tiempo, se presentan dolores e irritaciones en la zona. Cualquier actividad que involucre el uso repetitivo de la muñeca puede llevar a esta lesión.

Epitrocleitis (codo de golfista)

Inflamación de los tendones epitrócleos, que unen la musculatura de la parte anterior del brazo y de la mano con la epitróclea en la parte anterior e interna del codo. Son los encargados de controlar principalmente los movimientos de prensión, flexión y pronación de la mano.

Son igualmente los movimientos repetitivos y la sobrecarga muscular las causantes de esta patología.

Luxación anterior del codo con fractura del olécranon

La luxación tiende a estar acompañada por la fractura del olécranon en dos o más fragmentos. Esta lesión puede ser producida por un golpe o caída sobre la cara posterior de la parte del antebrazo.

El tratamiento siempre es quirúrgico por la necesidad de estabilizar la luxación mediante la síntesis del olécranon, que puede ser realizada con clavos.

Es fundamental la posterior rehabilitación para recuperar toda la movilidad y funcionalidad de la articulación del codo.

Edemas óseos

Se trata de una inflamación del hueso. Se produce por debajo del cartílago. En muchos casos es persistente y tarda mucho en desaparecer o resolverse y sobre todo cuando no se maneja adecuadamente. Una forma de explicarlo coloquialmente es decir que es un “moratón” en el hueso.

Los edemas óseos se producen por traumatismos importantes, microtraumatismos, facilitación central (irritación de ciertas zonas de la médula) y sufrimiento mecánico-químico crónico.

Los síntomas son un dolor sordo y continuo, localizado, pero no palpable. Empeora con la actividad porque se irrita y produce más dolor

Debe ser tratado por un fisioterapeuta profesional y hay que guardar reposo para la completa recuperación.

No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

Tratamientos fisioterapéuticos para el dolor de codo

Diatermia

Forma parte de las terapias de alta frecuencia o radio- frecuencia. El objetivo es generar un aumento de temperatura y así proporcionar un alivio en la zona de dolor. Se ha demostrado que es capaz de profundizar mucho más que otras formas de termoterapia como la microonda, los infrarrojos o la onda corta.

Ecografía

Utilizado para guiar en el proceso de los tratamientos invasivos. Gracias al ecógrafo conseguimos llegar a los puntos necesarios para que las punciones sean directas y efectivas.

Fisioterapia invasiva

Se denomina así, a todo tratamiento que utiliza técnicas que requieren la utilización de una aguja sólida, la aplicación de forma percutánea de agentes físicos, o para inyectar fármacos en el tejido musculoesquelético. La aguja, se convierte en el elemento activo que, según el movimiento provocado en el tejido blando, constituye un efecto mecánico que puede ser aislado o combinado con otro agente físico como el calor la vibración o la electricidad. Son tratamientos como la acupuntura y la punción seca.

Posturología

Es una disciplina del área de salud que estudia el sistema tónico postural o STP. Trabaja su regulación, las alteraciones y adaptaciones y formas de tratamiento. Espera dar respuestas a la causa de los fenómenos patológicos a nivel neuromuscular, propioceptivo y tónico-postural.

Terapia manual osteopática

Se basa en la creencia de que la mayoría de las enfermedades están relacionadas con problemas en el sistema musculoesquelético y que la estructura y función del cuerpo están relacionadas. Este sistema se compone de nervios, músculos y huesos, los cuales están interconectados y forman la estructura del cuerpo tal y como la conocemos.

Hoy en día es una manipulación del cuerpo combinada con tratamientos médicos más convencionales. Está enfocada a recuperar la adecuada movilidad, la correcta postura y activar los mecanismos de autocuración del cuerpo mediante técnicas no invasivas.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.