Dolor dorsal

¿Qué es el dolor dorsal?

Casi la mitad de la población adulta sufrirá algún dolor a causa de una dorsalgia en algún momento de su vida. La columna dorsal se encuentra en la parte central de la espalda, y la recorre desde la base de la cabeza hasta el coxis. Presenta una ligera cifosis de base, es decir, una curvatura convexa que continúa a su vez con las costillas por la parte lateral.

El esternón es el cierre anterior donde se juntan las costillas para formar la caja torácica.

Los principales músculos que generan el cuadro doloroso de la dorsalgia son los que se encuentran en la cintura escapular, que es la zona de la espalda comprendida entre la clavícula, la espina dorsal y el brazo. Por tanto, las zonas superiores de la espalda.

dolor dorsal espalda

Posibles causas del dolor dorsal

Normalmente se detecta dolor dorsal que proviene de una combinación de causas; es muy raro que se deba a una causa aislada.

Sobrecarga muscular por malas posturas o movimientos bruscos

Puede producirse por malas posturas o ejercitar mucho o mal algún musculo en la práctica de algún deporte. Hay que estar atento al grado de dolor que presenta para descartar problemas más graves.

La dorsalgia se produce en los músculos interescapulares como el trapecio medio y menor, el romboides, el supraespinoso e infraespinoso, el redondo mayor y menor, el dorsal ancho, y el pectoral mayor y menor.

Bloqueos vertebrales, pueden derivar en dolor neurálgico intercostal

Entre las costillas hay músculos que se contraen cuando inhalas, llamado músculos intercostales. La neuralgia intercostal es el dolor localizado en ese punto y es causada por la compresión del nervio en la zona torácica/abdominal. Varias condiciones pueden causar este nervio, como una ruptura en el tejido abdominal, la distensión abdominal, el tejido cicatriza alrededor del nervio, los músculos usados en exceso en el abdomen y otras enfermedades del sistema musculoesquelético. También el bloqueo en una o varias vértebras dorsales puede irritar la salida de los nervios sensitivos intercostales y generar dolor irradiado a la zona intercostal o incluso a la zona anterior del esternón, incrementándose al hacer esfuerzos excesivos, respirar hondo o toser y estornudar.

Estrés continuado

Junto con la somatización emocional suelen ser un motivo muy frecuente. Al tratarse de una musculatura lisa de carácter tónico y postural, está muy influenciada anatómica y fisiológicamente con el sistema autónomo vegetativo, lo cual hace especialmente susceptible a influencias emocionales.

Dolor musculatura intercostal

Aflicciones tan comunes como catarros, toser mucho o actividades deportivas, pueden suponer cuando se dan en exceso, la razón del dolor muscular intercostal.

Escoliosis

Personas con tendencia cifótica, con escoliosis o con un dorso excesivamente plano pueden ser más susceptibles de padecer dorsalgia, aunque no se considera el factor desencadenante principal.

Artrosis y artritis

Son enfermedades autoinmunes que afectan  directamente a la columna vertebral. Por ello están relacionadas directamente con los casos de dorsalgia más severos.

Espondilitis

Es un tipo de artritis de la columna vertebral que provoca inflamación entre las     vértebras. Con el tiempo, las vértebras se pueden unir.

Fracturas y fisuras de vértebras y costillas

Normalmente se produce por un traumatismo directo en la zona, aplastamiento o rotura en la parrilla costal. Suele acompañar inflamación y hematoma externo o interno.

Dolor visceral

Ciertas vísceras causan dolor reflejo en la zona dorsal posterior y lateral, como el estómago, la vesícula biliar, hígado y páncreas.

En caso de notar un dolor repentino fuerte en la zona dorsal que no cede, o que el propio dolor nos despierte por la noche, si no hay un motivo aparente para que pueda considerarse muscular, es muy importante acudir a un hospital para descartar problemas viscerales.

Problemas de diafragma

El diafragma permite meter aire en los pulmones para oxigenar el cuerpo, contribuye a reducir las cargas sobre los discos invetérales y sobre todas las otras estructuras que la componen, participando al complejo mecanismo de la estabilización de la columna vertebral. La función postural del diafragma es fundamental tanto en el tratamiento como en la prevención del dolor. Respirar correctamente es otra de las buenas costumbres que favorecen a que no tenga lugar esta dolencia.

No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

Posibles tratamientos del dolor dorsal

Diatermia

El tratamiento se fundamenta en el empleo de corrientes eléctricas de alta frecuencia para elevar la temperatura en partes profundas del cuerpo.

Se precisan conocimientos muy especializados para llevar a cabo esta técnica y tener éxito, pero es muy eficaz porque ataca puntualmente al foco de dolor. Consigue relajar, aumentar la circulación de la zona y, en consecuencia, reducir el dolor.

tratamiento dolor dorsal espalda

Fortalecimiento de la musculatura de la espalda

El fortalecimiento de la musculatura dorsal es fundamental para evitar dolores crónicos de espalda y sus continuas recidivas.

Fisioterapia invasiva

Son un conjunto de técnicas aplicadas por fisioterapeutas a través de la piel empleando una aguja, para aplicar movimiento, calor o electricidad, con criterios de seguridad y efectividad.

Terapia manual osteopática

Son técnicas específicas para el tratamiento del dolor y otros síntomas de disfunción neuro-músculo-esquelética de la columna vertebral y de las extremidades. Se aplican manualmente o de forma instrumental.

Como principal objetico busca mejorar la funcionalidad del individuo de forma inmediata. También disminuye el dolor de la lesión de forma inmediata.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.