Neuropatías

¿Qué son las neuropatías?

neuropatía
La neuropatía es una enfermedad del sistema nervioso periférico. Una afección nerviosa muy compleja, al igual que las causas que la provocan y sus síntomas y manifestaciones en el organismo. Su propio nombre, “neuro”, referente al nervio, y “patía”, que identifica la enfermedad, describen lo que es. También se conoce como neuropatía periférica. Es así porque involucra a los nervios de fuera del sistema nervioso central: las extremidades, y es ahí, donde aparecen casi todos los síntomas con los que se diagnostica la neuropatía.

Los nervios sensitivos son los encargados de enviar la información aferente recibida a través de los sentidos al cerebro. La neuropatía aparece cuando el revestimiento exterior o la mielina de las células nerviosas se degeneran. Sin el revestimiento exterior, desaparece la protección y las señales eléctricas no se transfieren correctamente.

A medida que empeora, la información que llega es más engañosa. Pueden llegar a perder la completa transmisión de información, o enviar señales falsas. Así es como se produce el adormecimiento, falta de fuerza, o el dolor y el hormigueo en brazos y piernas.

La neuropatía crónica puede comenzar cuando los nervios se ven privados de oxígeno (anoxia). Demasiados radicales libres en el torrente sanguíneo también pueden adherirse al oxígeno y hacerlo indisponible a las células. La inflamación en la zona lumbar o la zona del nervio ciático de las nalgas puede restringir el flujo sanguíneo, privando de oxígeno a los nervios.

La causa más común es la diabetes. Un alto porcentaje de diabéticos, desarrollarán daños en su sistema nervioso en algún momento de su vida.

Aparte, otras de las causas que pueden producirla son: la infección de Herpes zóster, efectos crónicos o muy graves, lesiones, y varias neurotoxinas. El dolor neuropático es común en enfermedades como el cáncer, por sus efectos sobre los nervios periféricos, o como efecto secundario por fármacos destinados a la quimioterapia.

Tipos de neuropatías

Enfermedades en las que la neuropatía es sintomática

A continuación, seleccionamos algunas enfermedades en las que la neuropatía es sintomática:

Infecciones

Bacterias, parásitos y/o virus. Destacan el citomegalovirus, el Herpes Simplex y complex, la Hepatitis B y C, VIH, y las bacterias de la lepra y la difteria.

Sobrecarga

La neuropatía se crea por la presión que ejercen los músculos y algunos tendones sobrecargados al nervio, haciendo que estos queden comprimidos y generando los síntomas.
La sobrecarga de varios músculos del cuello (escalenos medio y anterior) pueden hacer que se produzca un efecto de pinza en el plexo braquial, lo que se conoce como síndrome escalénico; así mismo pasa con uno de los músculos de la zona glútea, músculo piramidal, que produciría un efecto pinza en el nervio ciático, dando los síntomas de un dolor de ciática, lo que se conoce como síndrome piramidal ; también el conocido síndrome del túnel carpiano, donde por la presión ejercida por los músculos y tendones de la mano y el antebrazo el nervio mediano queda comprimido y genera los síntomas de parestesias y pérdida de fuerza de los 3 primeros dedos.

Diabetes

Nutrición deficiente de todo el sistema, y en este caso, el nervioso.

Obesidad

Obstrucción del oxígeno por el exceso de grasa. Provoca la neurodegeneración.

Plexopatías

Abarcan todo un plexo nervioso. Son la plexitis branquial y la lumbosacral.

Tumores cancerígenos

El tumor y su crecimiento puede afectar a la circulación sanguínea o al tejido nervioso directamente.

Quimioterapias

El riesgo es que, al no ser selectivo, daña también las células benignas.

Inflamación inmune desmielinizante

Síndrome de Guillian-Barré y de Miller-Fisher.

Accidentes y traumatismos

Los más frecuentes son el Síndrome del túnel carpiano y del nervio ciático.

Neuropatía idiopática

Avanza progresivamente desde la periferia, pies o manos. No se conoce ni la causa ni la cura.

Factores genéticos hereditarios

La enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, por ejemplo. Inducida por frío o por radiación.

Inducidas por toxinas

Plomo, mercurio, platino, arsénico entre otras.

Mononeuropatía y plurineuropatías

Esta división se utiliza para diferenciar la cantidad de nervios afectados. Así, mononeuropatía se refiere a uno, y plurineuropatías, a varios. Éste último es el más extendido. Algunos ejemplos, son el tipo idiopático craneal como la Parálisis de Bell y la neuralgia del trigémino.

Síntomas de las neuropatías

Se define como Neuropatía autonómica a un grupo de síntomas que tienen lugar cuando hay daño en los nervios que controlan las funciones corporales. Incluyen, la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la transpiración, la evacuación de los intestinos y de la vejiga, y la digestión. El resultado es un entumecimiento notable, dolor y hormigueo. Han sido identificados más de 100 tipos de dolor y cada uno, correspondiente a unos síntomas, un desarrollo y un deterioro.

Degenera en situaciones de inestabilidad, sensaciones extrañas llamadas disestesias y alodinias que ocurren espontáneamente o en reacción a un estímulo externo y un dolor muy característico. Recibe el nombre de dolor neuropático o neuralgia. Es diferente al dolor que acostumbramos a sentir con cualquier percance, como un golpe. Se percibe como una sensación de quemadura permanente, pinchos y agujas o shock eléctrico. La diferencia que tiene con el dolor que reconocemos es que suele estimular a los nervios del dolor y a los de los sentidos en la misma área, produciéndose señales que la médula espinal y el cerebro no esperan recibir.

A continuación, comentamos algunos de los síntomas más característicos de las neuropatías más comunes y reconocidas:

La neuropatía diabética

Puede estallar repentinamente y afectar los nervios específicos. Produce que el afectado desarrolle visión doble o párpados caídos, o debilidad y atrofia del músculo del muslo. Se produce durante un periodo de años y entonces puede conducir a problemas en el tracto digestivo y los órganos sexuales, que pueden causar indigestión, diarrea o estreñimiento, mareos, infecciones de vejiga o impotencia.

Como efecto secundario de la quimioterapia

Puede causar los mismos síntomas comunes, y, además, crear falta de coordinación por los nervios motores que están dañados.

El consumo de alcohol y tabaco

O estimulantes artificiales, pueden agravar la condición. Reducen el flujo de sangre por todo el cuerpo y agravan todas las neuropatías.

Diagnóstico de las neuropatías

Tiene muchas causas potenciales, por lo que la valoración en busca del diagnóstico correcto debe ser profunda y precisa. Además de una exploración física, requiere los siguientes pasos específicos:

Historial clínico completo

Se revisa el historial médico, incluidos los síntomas, estilo de vida, exposición a toxinas, hábitos de consumo de bebidas y antecedentes familiares de enfermedades neurológicas.

Examen neurológico

Se revisan los reflejos de los tendones, la fuerza y tono muscular, la capacidad para sentir determinadas sensaciones, la postura y la coordinación.

Otras pruebas que también pueden realizarse sonlos análisis de sangre, pruebas de diagnóstico por imágenes y de función nerviosa, biopsia de nervio y biopsia de piel.

Tratamiento fisioterapeutico para las neuropatías

La neuropatía puede ser consecuencia de diversas patologías. Las terapias que podemos aplicar en fisioterapia, están encaminadas a reducir la sintomatología asociada a la patología e incluso a hacerla desaparecer si el origen es muscular y compresivo, que se manifiesta con dolor, pérdida de movilidad, alteración del equilibrio y la estabilidad y pérdida de fuerza.

En este sentido y dependiendo de la gravedad, trabajar de forma conjunta con el especialista (neurólogo) nos permitirá diseñar el tratamiento multidisciplinar más adecuado y efectivo.

En consulta, las terapias que aplicamos para reducir los síntomas asociados a las neuropatías son:

Ejercicios

La sensación de hormigueo y pérdida de fuerza es una de los síntomas más molestos para el paciente. En consulta, realizamos y enseñamos al paciente una serie de ejercicios para lograr que la musculatura vaya recuperando la fuerza, lo que nos ayudará a mejorar la autonomía y control en los movimientos en los miembros afectados.

Diatermia

El calor profundo generado con la diatermia ayuda a generar un efecto de analgesia sobre el nervio además de relajar la zona muscular periférica al nervio que suele estar irritada y sobrecargada.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.