Bruxismo y trastornos de la ATM: causas y tratamiento

Bruxismo y trastornos de la ATM: causas y tratamiento

El bruxismo y los trastornos de la ATM son un problema que se estima que en la actualidad lo padece cerca del 70% de la población.

Lo más habitual es que el bruxismo se manifieste durante el sueño. Por eso, la mayoría de la gente que lo padece no es consciente de ello. Es por ello que popularmente se la conoce como la enfermedad silenciosa. No obstante, el bruxismo puede también manifestarse a lo largo del día.

Si no se aplica el tratamiento adecuado, el bruxismo acaba generando trastornos y alteraciones en la ATM, o articulación temporomandibular; problemas cervicales y dolores de cabeza. Estos trastornos pueden llegar a cronificarse, manifestándose con dolor agudo y problemas en la masticación, el habla o el simple gesto de bostezar.

En muchas ocasiones, el dolor no se localiza en la mandíbula, sino que es un dolor irradiado que puede manifestarse como dolor de cabeza o dolor de oído. También puede desencadenar en dolor cervical y sensación de mareo. La mejor recomendación es acudir a un especialista en bruxismo y alteraciones de la ATM que podrá diagnosticar adecuadamente el problema, y planificar el tratamiento más adecuado.

En este artículo vamos a analizar en profundidad el origen y las causas que provocan bruxismo y trastornos en la ATM. Y vamos a exponer el tratamiento más adecuado para solucionar el problema y evitar su cronificación. En este sentido, la fisioterapia ATM ofrece una respuesta satisfactoria en el tratamiento de las alteraciones y disfunciones de la ATM que puedan estar provocadas por un problema de bruxismo.

No necesitas vivir con dolor 

Ponle solución al bruxismo con un tratamiento personalizado

Beneficios del tratamiento para el bruxismo y los trastornos de la ATM

Antes de analizar en profundidad qué es el bruxismo y los trastornos en la articulación temporomandibular (ATM) que puede provocar, es importante definir todos los beneficios que obtendremos de aplicar el tratamiento adecuado.

Beneficios del tratamiento para el bruxismo y los trastornos de la ATM

  • Disminuye el dolor y la sobrecarga de la musculatura masticatoria.
  • Mejora la movilidad de las articulaciones temporomandibulares y evita posibles “bloqueos” de la mandíbula.
  • Facilita el movimiento del complejo Cóndilo-Disco para disminuir o incluso eliminar los ruidos o “clicks” de la mandíbula.
  • Disminuye la tensión y el dolor de las zonas cervicales afectadas por el bruxismo.
  • Mejora el dolor de cabeza y posibles mareos derivados de este problema.
  • Ayuda a disminuir tinitus o acúfenos derivados del bruxismo.

Bruxismo: definición, tipos, causas, síntomas y diagnóstico

El bruxismo no es una enfermedad moderna. Existen casos documentados de pacientes con bruxismo ya en la antigüedad. No obstante, el actual ritmo de vida ha provocado un aumento de este tipo de patologías.

Bruxismo: tipos, causas, síntomas y diagnóstico

Aunque suele originarse en la adolescencia, el bruxismo puede aparecer a cualquier edad. Afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque tiene una mayor predominancia en las mujeres, según los estudios recientes.

Qué es el bruxismo

El bruxismo es una patología que se manifiesta con una presión de forma inconsciente sobre la mandíbula.

El paciente que padece bruxismo, aprieta, tensa y puede generar una fricción constante entre los dientes, de forma involuntaria y frecuentemente por la noche.

Tipos de bruxismo

El bruxismo se puede manifestar de varias formas:

Rechinamiento de dientes. La presión genera fricción y roce sobre la superficie de los dientes que están en contacto, popularmente se conoce como “rechinamiento de dientes”. Ésta suele identificarse más fácilmente tanto por las personas que duermen junto a la persona (por el sonido que genera), como por el dentista, ya que es la forma de bruxismo más dañina para los dientes.

Presión apretando los dientes. La presión es mantenida sin generar fricción ni movimiento, únicamente el movimiento de “apretar los dientes”. Esta forma de bruxismo pasa más desapercibida, aunque sigue dejando marca en los dientes y el dentista puede detectarlo.

Tensión sobre la musculatura masticatoria. La persona mantiene la boca abierta, pero tensando mucho la musculatura masticatoria. Es una forma muy rara de bruxismo, aproximadamente el 10%, que es mucho más difícil de detectar ya que no deja marca en los dientes. Es por ello que los dentistas no pueden detectarlo de esta forma, solo mediante una valoración muscular y articular se pueden detectar estos casos. Se suelen dar en personas bruxistas con problemas de respiración nasal.

Causas del bruxismo

El bruxismo puede venir causado diversos factores:

Causas emocionales. El estrés, la tensión, la ansiedad y los trastornos del sueño son las causas más frecuentes de bruxismo. El ritmo de vida acelerado en el que nos vemos inmersos, provoca un cambio en los hábitos de vida. Las prisas por intentar llegar a todo, generan una tensión que afecta a nuestro estado de ánimo. El estrés puede venir también originado por el trabajo, cuando estamos sometidos a una carga muy alta y no sabemos o podemos gestionarlo. Puede ser frecuente también el estrés y la ansiedad originada por una situación familiar complicada. En cualquiera de estos casos, el factor psicológico es que el que acaba desencadenando el problema de bruxismo.

Problemas con la oclusión dental. Cuando existe un mal alineamiento en los dientes, el propio organismo tiende a forzar la mandíbula con el objetivo de conseguir una mejor oclusión en la masticación. Para lograr que los dientes encajen, el paciente, involuntariamente, rechina los dientes entre sí, provocando su desgaste en las zonas donde no encajan. Frecuentemente, este desgaste no soluciona el problema, ya que lo agrava al tener que ir desgastándose cada vez más los dientes, encajando cada vez peor. Este gesto repetido provoca tensión en los músculos de la mandíbula, generando problemas en la ATM. Para solucionar el problema de bruxismo, es necesario corregir el problema de alineación de los dientes.

Artritis o desgaste degenerativo en la articulación temporomandibular. Otra causa que puede provocar el bruxismo, es cuando existe una enfermedad degenerativa e inflamatoria en la articulación temporomandibular, como puede ser la artritis. En estos casos, el tratamiento más efectivo se enfoca en paliar el dolor y mejorar la calidad de vida del paciente.

No hay una sola causa clara del origen del Bruxismo. Según los estudios científicos, ni el problema de oclusión ni el desgaste degenerativo son causantes directos del bruxismo, pero sí que pueden contribuir a que se cronifique. Es más, todavía no se ha podido demostrar exactamente su causa, únicamente que el estrés es el principal detonante.

Síntomas característicos del bruxismo

Como comentábamos antes, lo más habitual es que el paciente apriete  los dientes por la noche. Por eso en la mayoría de los casos, no se es consciente del problema que se padece. Para detectarlo, es necesario analizar los principales síntomas que causa el bruxismo. Son los siguientes:

  • Desgaste dental. Es, probablemente, la manifestación más visible del bruxismo. El desgaste provoca, a su vez, sensibilidad dental, especialmente al frío, al calor, y a los alimentos dulces. Cuanto más avanzado sea el estado del bruxismo, más evidente será el desgaste dental que sufra el paciente.
  • Dolor orofacial. El dolor es otra de las manifestaciones comunes del bruxismo. Este dolor, que inicialmente suele aparecer en la zona mandibular, puede reflejarse a otras zonas del cuerpo, como el cuello, la cabeza y el oído. En este sentido, es habitual el dolor cervical y las cefaleas.
  • Inflamación de la ATM. El bruxismo puede también manifestarse con el síntoma de ATM inflamada. La tensión ejercida de forma repetida sobre la zona de la articulación temporomandibular, acaba generando esta inflamación. Esta inflamación causa dolor en la propia zona de la articulación, picor de oídos e incluso acúfenos.
  • Ruidos en la ATM. Es posible notar un click o un ruido difuso en la zona de la articulación cuando el paciente mueve la mandíbula tanto en apertura como hacia los lados. Eso es por causa de un problema articular, que puede ser grave en caso de que hubiese dolor o dificultad de movimiento.
  • Dificultad o imposibilidad de abrir o cerrar la mandíbula. Cuando hay un problema articular, el paciente suele notar dificultad para abrir y/o cerrar la boca, pudiendo verse disminuida notablemente incluso hasta el punto de no poder masticar o que no pueda cerrar por haberse quedado bloqueada.

Diagnóstico del bruxismo

El fisioterapeuta especialista en Fisioterapia ATM puede detectar un posible caso de bruxismo mediante una minuciosa exploración muscular y articular de la zona. Los signos suelen ser:

  • Dolor en la musculatura masticatoria y en la articulación temporomandibular.
  • Dolor en la zona cervical
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Anomalías en el movimiento de la mandíbula

En la visita al dentista, el odontólogo puede encontrar ciertos signos que delaten la posibilidad de que el paciente sufra de bruxismo.  Los signos más frecuentes son:

  • desgaste visible en la superficie de los dientes
  • rotura en alguna de las piezas dentales que no se a consecuencia de un traumatismo
  • dolor en los músculos de la mandíbula

Para determinar si el problema de bruxismo es progresivo, el dentista puede analizar su evolución en visitas posteriores. De esta manera puede determinar la mejor forma de corregir el problema.

Solicita cita previa 

En consulta analizaremos tu caso para planificar el tratamiento más adecuado

Los trastornos de la ATM como consecuencia del bruxismo

Una de las consecuencias más habituales que provoca el bruxismo es una alteración o trastornos y alteraciones en la articulación temporomandibular (ATM).

Los trastornos de la ATM como consecuencia del bruxismo

La ATM es la articulación que conecta la mandíbula con la porción temporal del cráneo. Está formada por un grupo de estructuras anatómicas que permiten que la mandíbula pueda realizar diferentes movimientos con la ayuda de los grupos musculares que la rodean. Existen dos articulaciones temporomandibulares, una a cada lado de la cabeza.

Cuando existe un problema de bruxismo, se ejerce tensión sobre la ATM, que acaba generando un mal funcionamiento o disfunción en esta articulación. Cuando no se soluciona el problema que origina la disfunción en la ATM, las manifestaciones, como dolor e inflamación, pueden acabar cronificándose. Por eso recomendamos siempre acudir a un especialista, para que pueda hacer un diagnóstico completo y aplicar el tratamiento más adecuado.

Tratamiento combinado para el bruxismo y los trastornos de la ATM

En los casos de bruxismo leve, el problema puede desaparecer por sí solo, sin generar siquiera trastorno en la ATM. Muchos niños acaban superando el bruxismo sin necesidad de acudir al especialista. Y en el caso de los adultos, a veces el rechinamiento es tan leve que no genera síntomas y tampoco requiere de un tratamiento específico.

En los casos en los que el bruxismo sea más grave, es necesario acudir al especialista. Lo ideal es no dejar pasar el tiempo para evitar que los síntomas puedan agravarse. De esta forma, será más sencillo abordar el problema y lograremos una mejor recuperación minimizando los daños que puedan producirse, como el desgaste dental o la pérdida de alguna pieza.

Tratamiento combinado para el bruxismo y los trastornos de la ATM

El tratamiento de bruxismo más adecuado requiere de un abordaje multidisciplinar, que puede requerir de los siguientes especialistas:

Fisioterapeuta especializado en ATM. El fisioterapeuta especializado en fisioterapia ATM trabajará con el paciente para conseguir reducir los síntomas asociados al trastorno y disfunción de la ATM, como es el dolor, el bloqueo mandibular, la existencia de contracturas derivadas de la tensión ejercida sobre los músculos de la mandíbula, etc. De esta forma, logrará un alivio sintomático y un mayor confort para el paciente.

Odontólogo. Cuando existe un problema de mala oclusión por un alineamiento incorrecto en los dientes, la ortodoncia es la solución más adecuada. En los casos en los que no exista un mal alineamiento de los dientes, el dentista puede recomendar una férula de descarga que el paciente deberá llevar por la noche. Con la férula, se conseguirá frenar el desgaste superficial en los dientes, pero será necesario analizar cuál es la patología subyacente.

Especialista en medicina del sueño. Cuando el bruxismo provenga de un problema importante con el sueño, el diagnóstico debe comenzar a partir de un estudio completo del sueño. Para ello, el especialista analizará los episodios de rechinamiento de dientes que sufre el paciente mientras duerme, para determinar si existen episodios de apnea u otros trastornos.

Psicólogoo. Cuando el problema de bruxismo tenga un componente emocional, se requerirá también de un especialista que trata el problema subyacente de estrés, ansiedad, etc. En estos casos, el tratamiento irá encaminado al control del estrés y de la ansiedad.

¿Necesitas ayuda?

Queremos resolver todas tus dudas. Contáctanos y te responderemos en breve.

Podemos aliviar tu dolor
¿Quieres conocernos?