Fisioterapia Postquirúrgica en Cirugía Estética

La Fisioterapia Postquirúrgica en Cirugía Estética ha demostrado ofrecer excelentes resultados tanto en la recuperación como en la prevención de algunos de los problemas que pueden asociarse a cada tipo de intervención.

El desarrollo y los avances en el campo de la Fisioterapia permiten en la actualidad aplicar diversos tratamientos que resultan muy beneficiosos tras el paso por quirófano.

 

Se trata, en todo caso, de estudiar individualmente cada paciente valorando sus molestias y su evolución postoperatoria y planificar tratamientos personalizados que, con el mínimo de sesiones, nos permitan obtener una pronta y completa vuelta a la normalidad.

Ventajas de la Fisioterapia después de una Cirugía Estética

El tratamiento de Fisioterapia Postquirúrgica en Cirugía Estética está sobre todo encaminado a cubrir principalmente 2 objetivos:

  • Lograr una pronta recuperación, ya que se trabaja para reducir y contrarrestar las molestias más habituales del postoperatorio, tales como el edema, el dolor y la limitación de movilidad.
  • Evitar complicaciones, porque se centra en trabajar las áreas en las que pueda existir algún riesgo, como sería el caso de la contractura capsular en el caso de la cirugía mamaria de aumento de pecho principalmente.

Gracias a esta mejoría, la paciente se encuentra física y anímicamente mejor y puede reincorporarse a su actividad normal en un plazo de tiempo más corto.

fisioterapia postquirúrgica en cirugía estética

Cirugía mamaria: aumento de pecho, mastopexia y reducción mamaria

La cirugía mamaria es una de las grandes beneficiadas por los tratamientos de fisioterapia, tanto la de aumento mamario, como las de elevación o reducción de pecho o la cirugía de la mama tuberosa.

Después de la intervención, es habitual que surjan ciertas molestias que pueden mejorarse notablemente con el tratamiento fisioterapéutico adecuado, siendo frecuente combinar distintas terapias:

  • Edema o inflamación. Después de la cirugía, el pecho está inflamado. En estos casos, el drenaje linfático estimulará la circulación de la linfa y la microcirculación sanguínea, reduciendo con ello la inflamación en un menor tiempo.
  • Retracción de la musculatura y fascia pectoral. Después de la intervención, la fascia y la musculatura pectoral quedan retraídos, produciendo dolor y limitando el rango de movimiento. Con la terapia manual y miofascial, el fisioterapeuta trabaja la zona para reducir el agarrotamiento y relajar la musculatura, consiguiendo con ello una notable mejoría en el dolor.

Contractura capsular. La terapia con ultrasonidos ha resultado ser de gran eficacia para disminuir la incidencia de esta complicación, que suele manifestarse como un endurecimiento excesivo del entorno de la prótesis. También la terapia con diatermia se ha comprobado efectiva en estos casos ya que el calor, sin ser excesivo, ayuda a relajar y distender el tejido dificultando la contractura capsular periprotésica.

En el caso de una contractura incipiente los ultrasonidos pueden elastificar la cápsula y revertir el problema, en casos más avanzados una combinación de las diferentes técnicas puede ayudar a mejorar el problema evitando su progresión a estadíos más avanzados. El fisioterapeuta llevará un seguimiento de la evolución para verificar que el tratamiento está siendo eficaz.

Cirugía facial: rinoplastia y blefaroplastia

La Fisioterapia ayuda a mitigar las típicas molestias post operatorias como son:

  • Dentro de las cirugías faciales, la blefaroplastia (cirugía de los párpados) y la rinoplastia, suelen provocar una inflamación visible en la zona de los ojos y la nariz. El drenaje linfático logra deshinchar la zona desde la primera sesión, ayudando a sentir un mayor confort a la paciente.
  • Equímosis palpebrales (moretones en el entorno de los párpados). La mejoría en la eficiencia de la microcirculación local acelera la reabsorción de los restos de hematoma.
  • Aunque estos procedimientos llevan aparejadas molestias dolorosas limitadas, la terapia con diatermia reduce el dolor que pueda sentirse tras la intervención, siendo además un tratamiento muy relajante y placentero que logra una recuperación más rápida de los tejidos.

Cirugía corporal: Abdominoplastia y liposucción

Al igual que el caso anterior, la fisioterapia trata de manera muy eficaz los síntomas habituales:

  • Este tipo de cirugías corporales provoca hinchazón por retención de líquidos en la zona intervenida que puede llegar a ser bastante molesta para el paciente, sobre todo a la hora de vestirse. El drenaje linfático permitirá movilizar la retención de la linfa hacia los canales de salida (ganglios linfáticos), de tal forma que los tejidos se deshincharán más rápidamente.
  • Dolor. Gracias a la diatermia, se logra una gran mejoría en la reducción del dolor, además de acelerar el proceso natural de la recuperación del tejido ya que actúa en las capas más profundas de la piel.

Aunque estos procedimientos fisioterapéuticos tienen importante aplicación en los postoperatorios de Cirugía Estética, también son de aplicación al postoperatorio de otros procedimientos quirúrgicos.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.