Fisioterapia para el dolor lumbar o lumbalgia

Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento del dolor lumbar o lumbalgia

  • Ayuda a reducir el dolor de la región lumbar, contribuyendo a mejorar la calidad del vida del paciente.
  • Refuerza y fortalece la musculatura lumbar, minimizando el riesgo de recaídas y de cronificación del dolor.
  • Mejora la movilidad , facilitando una pronta incorporación del paciente a su rutina diaria.
  • Mejora la irrigación y vascularización de la zona, favoreciendo la desinflamación de los tejidos.

Posibles tratamientos de fisioterapia para el dolor lumbar o lumbalgia

La fisioterapia para el dolor lumbar y lumbalgias ha demostrado una gran eficacia en el tratamiento de los diversos síntomas que puede presentar el paciente. En la actualidad, el tratamiento para el dolor lumbar debe adaptarse al origen o motivo que lo causa. Así, es importante que en consulta analicemos y valoremos los síntomas que presenta cada paciente: pinchazos en la espalda, pinchazos en la zona lumbar (a derecha o izquierda), dolor en lumbares, dolor en riñones, dolor lumbar incluso en reposo, etc…

La zona lumbar es la parte baja de la espalda, que ofrece mucha movilidad al cuerpo y, además, soporta el peso del torso. Por estas razones, es la que se lesiona con mayor frecuencia. Está dividida en tres segmentos de movimiento, aunque el mayor porcentaje de movimiento, y de lesión, se produce en la zona más baja.

Es en esta zona donde suelen producirse más lesiones, tanto de vértebras como de discos intervertebrales, pudiendo llegar a afectar a la zona medular, lo que podría originar patologías nerviosas como la famosa cíatica, donde el dolor se localiza en el nervio ciático.

Terapia Manual Osteopática

La terapia manual osteopática es una técnica que se centra en una valoración y en el diagnóstico de todas las disfunciones articulares y de los tejidos blandos que las recubren.

Son tratadas a través de manipulaciones estructurales a nivel local y a nivel reflejo. El fisioterapeuta trata de re-establecer el conjunto de micro movimientos y macro movimientos que engloba el cuerpo humano. Así se consigue reducir el dolor y ofrecer una solución eficaz al problema de origen.

Ejercicios para fortalecer musculatura

Los ejercicios específicamente diseñados para fortalecer la musculatura de la zona lumbar contribuyen a mejorar la tonicidad, y mantener una correcta postura del tronco. Es importante reeducar al paciente para que adopte buenas posturas erguidas y adecuadas para aminorar el dolor y los problemas asociados.

Es altamente recomendable que un fisioterapeuta titulado guíe y diseñe un plan de estiramientos y ejercicios para cada persona y sus necesidades.

Diatermina

La diatermia es una técnica que aumenta la temperatura del organismo de forma localizada y precisa, actuando directamente en la zona donde se encuentra el origen del dolor.

Con ello conseguimos reducir el dolor causado, llegando el calor de manera profunda, incluso a las vértebras y al disco intervertebral.

Es una de las técnicas que más se suele emplear en los casos de dolor lumbar, ya que ofrece una reducción significativa del dolor que sufre el paciente.

Fisioterapia Invasiva

La fisioterapia invasiva emplea unas agujas para aplicar de forma percutánea diferentes agentes físicos como la electroterapia. De esta forma, somos capaces de tratar tejidos profundos que de forma manual no se llegarían a tratar con efectividad. Se utilizan técnicas como la punción seca, la electrolisis percutánea intratisular.

En los casos en los que el dolor lumbar sea muy agudo, y provenga de una contractura muscular, la fisioterapia invasiva logrará un alivio eficaz y duradero de los síntomas.

Posturología

La posturología es una disciplina del área de la salud que estudia el sistema tónico muscular, así como la regulación del sistema tónico muscular así como todas sus alteraciones, adaptaciones y formas de tratamiento

El tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar basado en la posturología, favorece una readaptación de la postura para adquirir una posición correcta que evite que vuelva el dolor.

Control de la alimentación

mprescindible controlar nuestra alimentación para lograr una armonía y un buen funcionamiento del aparato digestivo. De esta forma, evitaremos dolores reflejos en la zona lumbar en casos de inflamación, como el colon irritable.

El control de la alimentación es también muy importante en casos de obesidad o cualquier trastorno alimenticio, que pueda acabar provocando un dolor lumbar.

No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

¿Qué es el dolor lumbar o lumbalgia?

La estimación es que 8 de cada 10 personas sufrirán al menos un evento de dolor lumbar a lo largo de su vida. Generalmente afecta a personas entre 30 y 60 años. El 97% de los casos, el dolor lumbar está causado por una alteración propia del complejo vertebral lumbar. Se debe a una alteración en los músculos, ligamentos o articulaciones de la zona. Aún así, es recomendable realizar la anamnesis y una exploración para llegar al diagnóstico acertado.

Los síntomas que acompañan a la lumbalgia son la dificultad para moverse, llegando a ser incapaz de levantarse, y dolor localizado en la zona lumbar (normalmente en forma de cinturón) y la zona glútea con posibilidad de reflejarse por la pierna, aunque rara vez llega debajo de la rodilla, con dolor por la sola palpación.

Posibles causas del dolor lumbar

En casi todos los casos se produce por una lesión con un largo tiempo de evolución, donde están implicados tanto la musculatura, ligamentos, como los discos intervertebrales. El dolor puede ser ocasionado por contracturas musculares, por distensión o por el desgarro de los discos y ligamentos intervertebrales.

Sobrecarga muscular por malas posturas o movimientos bruscos

Tanto el trabajo como las actividades que ejercemos cada día pueden poco a poco ir sobrecargando los músculos de la cintura lumbar, lo que generaría dolor en la zona.

También puede ser producido por un solo movimiento brusco, al torcerse o levantar algo pesado, donde la musculatura se contrae para protegerse de un posible desgarro, tanto de los músculos como de los ligamentos.

Con fisioterapia para el dolor lumbar originado por sobrecargas musculares, combinaremos distintas terapias para minimizar las molestias. También evitaremos recaídas.

Sobrecarga y acortamiento de la musculatura glútea, pelvitrocantérea e isquiotibial

Estos músculos están situados en la zona pélvica y su función principal es la rotación externa de cadera, la abducción de la cadera y la estabilización de la pelvis durante la marcha.

Conviene aprender a estirarlos de una manera correcta y analítica para recuperarse o evitar muchas patologías. Entre ellas, el síndrome piramidal, causado por un acortamiento del músculo piramidal o piriforme. Este acortamiento provoca presión continua sobre el nervio ciático situado por debajo de éste, provocando los síntomas típicos de una neuralgia ciática.

El tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar provocado por una neuralgia, ofrece una solución adecuada para reducir y eliminar los síntomas de forma duradera.

Bloqueos en las vértebras y articulaciones sacroilíacas

Estos bloqueos son debidos, principalmente, a la tensión producida por el acortamiento de los músculos insertados tanto en las vértebras como en las articulaciones sacroilíacas. Este acortamiento puede producir los bloqueos vertebrales y articulares, causando una disfunción en el movimiento de las mismas, y generando dolor en la zona lumbar.

El tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar que debe aplicarse en casos de bloqueo en vértebras, debe contemplar distintas técnicas. Todo ello con el objetivo de tratar de manera eficaz los síntomas.

Espondilosis y espondilolistesis

La espondilosis y la espondilolistesis son afecciones de la columna lumbar que se deben a cambios degenerativos. Entre ellos, el deterioro de los discos intervertebrales, las deformaciones en las articulaciones facetarias y el desgaste en los cuerpos vertebrales y ligamentosos.

Estas afecciones son complicadas de tratar, por eso el tratamiento de fisioterapia para reducir el dolor lumbar ocasionado por estas dolencias, debe realizarse de forma personalizada para cada paciente.

Protusiones y hernias y discales

Las hernias discales se producen cuando sale el contenido del interior del disco intervertebral hacia el exterior. Este hecho provoca una compresión en los nervios o raíces nerviosas generando un dolor muy fuerte.

Se denomina protusión al abombamiento del disco intervertebral, sin llegar a romperse sus fibras. Esto puede igualmente comprimir la médula y originar un importante dolor.

Un enfoque adecuado del tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar que tenga origen en una hernia o protusión discal, ofrece una solución óptima para el paciente.

Dolor visceral en colón, riñones, ovarios, vejiga y próstata

Diferentes vísceras localizadas en la zona lumbar, pueden producir dolor reflejo a esa región en caso de que hubiera irritación o malfuncionamiento de las mismas. Este tipo de dolor es un dolor que no cede con el reposo y es muy importante acudir a un hospital en caso de sospecharse que pudiera ser el origen del dolor.

El especialista podrá determinar cuál es el origen exacto del dolor. Y en consecuencia, podrá aplicarse el tratamiento más adecuado.

Escoliosis

La escoliosis es una curvatura anormal de la columna vertebral. Puede presentar dolores y en algunos casos puede haber complicaciones variadas que requieren una comunicación completa entre especialistas y un seguimiento del fisioterapeuta.

Cuando existe un problema de escoliosis, la fisioterapia puede tratar el dolor lumbar originado por esta dolencia, mejorando la calidad de vida del paciente.

Artrosis y artritis en la zona lumbar

Se produce cuando las articulaciones sufren un desgaste a raíz de un sobreuso, traumatismos o causas genéticas. El cartílago de un tejido más blando que el hueso que recubre la superficie de la articulación, se desgasta produciendo roce y luego deformación de los extremos óseos. Esto provoca dolor y limitación de la movilidad.

La fisioterapia para el dolor lumbar en los casos de pacientes con artrosis o artritis, buscará una solución duradera que reduzca el dolor y mejore el rango de movimiento de las articulaciones afectadas.

Fibromialgia

La fibromialgia es una patología que se caracteriza por un dolor muscular crónico de origen desconocido. Va acompañado de sensación de fatiga, problemas de la memoria y cambios de estados de ánimo. Puede presentarse por sí sola o en conjunto con otro tipo de enfermedades como la osteoartritis, la artritis reumatoide o el lupus. No presenta un riesgo para la vida del paciente.

El tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar cuyo origen sea la fibromialgia, se centra en ofrecer al paciente un alivio duradero de las molestias, principalmente del dolor.

Estrechamiento radicular

El estrechamiento radicular es una de las dolencias asociadas a la edad. Aparece a partir de los 60 años a medida que las personas envejecen. Es la causa de la irritación de las raíces nerviosas que recorren el canal espinal cuando por la degeneración de discos y articulaciones de la columna, se estrecha la salida de los nervios de los miembros inferiores. Este estrechamiento provoca un dolor que puede llegar a ser bastante agudo.

Cuando existe un estrechamiento radicular, la fisioterapia puede tratar el dolor lumbar ofreciendo una solución adecuada al paciente.

Degeneración discal

La degeneración discal es un síndrome en el que el disco afectado causa dolor lumbar en la parte más baja de la espalda. La causa es multifactorial. Puede ser a consecuencia de un traumatismo o de un simple desgaste. Sin embargo, lo más frecuente es que se derive de un traumatismo importante, como un accidente automovilístico.

En estos casos, la fisioterapia para el dolor lumbar ofrecerá un tratamiento combinado que se adaptará a las necesidades del paciente.

Sacroileítis 

Ésta es una lesión por inflamación que afecta a los ligamentos y a la propia articulación que une el hueso, la articulación sacroilíaca. El síntoma principal es el dolor a los dos laterales del final de la columna vertebral en cualquier movimiento. En especial cuando inclinamos el cuerpo hacia delante.

Para lograr un tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar que ofrezca una respuesta satisfactoria, será necesaria la combinación de diferentes técnicas.

Hiperlordosis lumbar y anteriorización del sacro

La hiperlordosis lumbar, equivale a una acentuación de curvatura fisiológica lumbar. Ésta, además, puede verse también comprometida por la anteriorización del hueso del sacro, lo que generaría un estrechamiento en la zona lumbo-sacra, en especial las vértebras L4-L5-S1.

Puede causar dolor e incapacidades parciales para la realización de algunos deportes.

El tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar originado por una hiperlordosis lumbar y anteriorización del sacro, ofrece una respuesta óptima en la reducción de los síntomas manifestados.

Osteopatía de pubis

La osteopatía de ppubis es un síndrome doloroso en la encrucijada pubiana. Normalmente el origen es deportivo, aunque en ocasiones se refiere a osteopatía pubiana. Suele ser acusada por la descompensación de la musculatura abdominal con la musculatura aductora.

En estos casos, podemos realizar un tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar que lo reduzca y mejore el confort del paciente.

Atrofia y debilidad de la musculatura

Una de las principales causas del dolor crónico lumbar y de la propensión a sufrir protusiones o hernias discales es la debilidad de la musculatura abdominal profunda y la musculatura estabilizadora lumbar. En la mayoría de casos se recomienda fortalecer la musculatura lumbar y abdominal para evitar la reaparición del dolor lumbar.

Por ello, el tratamiento de fisioterapia para el dolor lumbar irá, en estos casos, enfocado a ejercitar los músculos atrofiados. De esta manera, lograremos una mayor estabilidad de todo el tronco.

Sobrepeso

Claramente, cuanto mayor sea nuestro peso corporal, mayor carga va a soportar nuestras ultimas vértebras lumbares. Por lo que habrá más riesgo de padecer patologías degenerativas y compresivas de esa zona.

Conviene mantener un control alimenticio del sobrepeso, sobre todo en los casos de mayor edad, donde el estado de las articulaciones es peor.

Podemos aliviar tu dolor
¿Quieres conocernos?