Dolor de cabeza

El dolor de cabeza es una de las dolencias más comunes. Se ha convertido en una reacción muy frecuente, solucionarlo tomando medicamentos que eliminan el dolor temporalmente, pero que si no se trata el origen del mismo, muy posiblemente vuelva y pueda convertirse en crónico.

Tener 2-3 días de dolor en una misma semana se considera un dolor de cabeza crónico.

Lo óptimo sería tener en cuenta los síntomas para diagnosticar la razón específica que los está produciendo. Recomendamos de forma encarecida que acudas a tu profesional de confianza para que pueda tomar las decisiones más adecuadas para tu situación.

Hay muchos tipos de dolores de cabeza o cefaleas. Hay tipos como la migraña o cefaleas en racimo que se tratan a base de medicación, y hay otros como la cefalea tensional y cefalea cervicogénica que se ha demostrado que la fisioterapia tiene mucho mejor resultado que los fármacos para tratar este tipo de patologías. Es muy importante saber diferenciar cada una para poder aplicar el mejor tratamiento posible.

dolor cabeza
No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

Posibles causas del dolor de cabeza

Cefaleas tensionales debido a sobrecargas musculares

Una sobrecarga muscular puede conllevar a que un punto gatillo activo genere dolor de cabeza dependiendo de qué músculo se trate, los músculos que suelen dar dolor referido a la cabeza suelen ser: trapecio mayor, músculos suboccipitales, esternocleidomastoideo, esplenio y elevador de la escápula.

A este tipo de dolor se le llama cefalea tensional; se suele identificar como un dolor sordo en la cabeza, en algunos casos los pacientes suelen describirlo como si llevaran un casco encima de la cabeza que les aprisiona, que en caso de no tratarlo ni tomar medicación puede derivar en un dolor migrañoso, caracterizado por una sensación de pinchazos agudos en la cabeza o en el ojo, normalmente acompasados de los latidos el corazón. Es muy importante saber diferenciar una migraña de origen vascular con una cefalea tensional que deriva en dolor tipo migraña, ya que el tratamiento es totalmente diferente y de equivocarse podría no ser efectivo, lo que conllevaría a la cronificación del dolor.

La fisioterapia ha demostrado ser muy efectiva en este tipo de dolor.

Cefaleas: tensionales, en racimo, migrañas, cervicogénicas, etc…

Son los dolores y las molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza, y en los diferentes tejidos de la cavidad craneana. Es un síntoma muy frecuente y comúnmente denominado como «dolor de cabeza«. Es un trastorno generalmente benigno y transitorio, que en la mayor parte de ocasiones cede espontáneamente. Hay una división en cuanto al tipo de cefaleas:

Cefaleas primarias:

Suponen el casi 80% de las cefaleas, y tienden a no ser grave aunque el dolor puede ser muy intenso. Entre ellas se encuentran las migrañas, y la cefalea tensional y cervicogénica.

Cefaleas secundarias:

Están producidas por una enfermedad conocida y de distinta índole. Desde enfermedades craneales, pasando por infecciones, hasta las producidas por trastornos psiquiátricos.

  • Neuralgias craneales y dolor facial central y primario y otras cefaleas. Además de las cefaleas producidas por algún tipo de nervio, incluida la «cefalea del helado«, se añaden todas las que no se encuadran en ninguna de las anteriores.

Parálisis faciales.

Se produce cuando una persona no es capaz de mover alguno o ninguno de los músculos de un lado de la cara. Se dan por un daño o hinchazón del nervio facial, el cual lleva señales del cerebro a los músculos de la cara, o, un daño en el área del cerebro que envía señales a los músculos de la cara.

Acúfenos.

Es un fenómeno que consiste en notar golpes o sonidos en el oído que no proceden de ninguna fuente externa. Pueden ser provocados por innumerables causas, generalmente traumáticas. Normalmente son producto de síntomas de taponamiento de los oídos o de síndrome de Ménière, pero también hay una parte importante que se producen por inflamación en la articulación temporo-mandibular, ésta última causa tiene buen pronóstico a la hora de poder ser tratado con fisioterapia y mejorar los síntomas.

Dolor de oído

En la mayoría de los casos un dolor de oído suele estar producido por una patología en el propio oído, ya sea en las estructuras del oído medio o externo, a lo cual se le denomina otalgia primaria, para este tipo de patologías se recomienda ir al especialista en otorrinolaringología.

Pero también hay que tener en cuenta las denominadas otalgias secundarias; en las que el dolor de oído tiene un origen reflejo, normalmente causado por una inflamación de la articulación temporo-mandibular aunque también pueda ser debido a un dolor miofascial de la musculatura cervical.

En caso de que en la revisión médica no se hallara indicios de un problema de oído, o que el tratamiento no estuviera siendo efectivo, se recomienda acudir a un especialista en dolor facial y mandibular para descartar que el origen de la patología pueda ser debido a una otalgia secundaria.

Bruxismo (problemas de atm)

No se conoce con exactitud la causa ni la cura para esta enfermedad. Pero si coinciden ciertas costumbres que se repiten en todos los pacientes que lo sufren.

Consiste en rechinar o apretar los dientes de forma inconsciente durante la noche, el día o ambas. Y se asocia directamente al estrés de la persona, ya sea por temas laborales, familiares o sociales.

Esta actividad involuntaria en la mayoría de los casos suele generar desgaste de los dientes, sobrecarga de la musculatura masticatoria y de la articulación temporo-mandibular, la cual puede originar fuertes dolores tanto de cabeza como de mandíbula.

Dolor articular por disfunción de la articulación temporo-mandibular (ATM)

Esta articulación se asemeja a una bisagra deslizante entre la mandíbula y el cráneo. Los trastornos de ATM son causados por alteraciones tanto traumáticas, dentales o en los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula.

También señalar que se ha demostrado que el tener una alteración de cualquiera de este tipo no es significativo de que la persona vaya a tener dolor, dicho de otra manera, alguien puede tener una disfunción de la ATM y no percibir ningún tipo de síntoma, ni de dolor ni de otro tipo. En estos casos se recomienda no intentar tratarlo ya que el hacerlo podría conllevar a que el paciente pudiese comenzar a percibir un dolor que antes no tenía.

Las alteraciones pueden ser por:

  • Dolor miofascial de los músculos que controlan la mandíbula.
  • Asimetría causadas por desplazamientos discales, patologías condilares o traumatismos en la zona mandibular.
  • Alteraciones degenerativas e inflamatorias de las articulaciones temporomandibulares.

Sobrecarga de la musculatura masticatoria

Debido a una actividad excesiva de la musculatura masticatoria ya sea por bruxismo o por malos hábitos; como masticar mucho chicle, morderse compulsivamente las uñas o comer usualmente alimentos muy duros ( pipas, frutos secos, etc…).

Neuralgias: faciales, trigémino, nervio de Arnold.

Se manifiestan como dolores agudos de tipo eléctrico en uno o varios territorios de la cara y la cabeza.

El nervio trigémino es un nervio craneal mixto responsable de la sensibilidad de la cara a través de sus ramas, pero también de la motricidad de los músculos que permiten la masticación o algunos movimientos oculares.

Se compone de tres ramas:

  • Rama oftálmica: transcurre por la zona superior del ojo, justo por encima de la ceja hacia la oreja.
  • Rama maxilar: transcurre por la zona inferior del ojo, desde cerca de la nariz hacia la oreja.
  • Rama mandibular: desde la oreja hacia el mentón pasando por la el hueso de la rama de la mandíbula. Esta rama es especialmente la que más se suele afectar en las neuralgias trigeminales y también en los casos del síndrome de la boca ardiente.

Se recomienda acudir a un especialista si se notan síntomas dolorosos por las zonas nombradas ya que es un dolor muy tendente a cronificarse y suele generar una gran incapacidad al paciente. La fisioterapia se ha demostrado efectiva combinada con tratamiento médico a la hora de disminuir los síntomas de esta patología.

El nervio facial es un nervio craneal mixto responsable de parte de la sensibilidad de la lengua y la oreja, y sobretodo responsable de la motricidad de gran parte de la musculatura facial y superior del cuello.

Está involucrado en los casos del síndrome de boca ardiente por su parte sensitiva pero sobretodo la patología de este nervio suele involucrar a su parte motora siendo la parálisis del nervio facial la más común.

La fisioterapia se ha demostrado que es muy útil en estos casos al recuperar parcial o completamente los síntomas de esta patología al estimular y rehabilitar la función motora de los músculos faciales.

El nervio de Arnold es también llamado el nervio occipital mayor.

Bloqueos de las vértebras cervicales.

El dolor de cabeza y las vértebras cervicales es algo muy común y tienen una estrecha relación entre ellas. La proximidad entre ambas partes ejerce influencia mutua entre una y otra. Se denomina dolor de cabeza cervicogénico, a un dolor que provoca directamente un problema en el cuello.

Traumatismos: caídas, latigazos cervicales, esguinces cervicales, etc…

Lo más común ante una caída que implique un golpe o un movimiento fuerte y brusco del cuello es que tanto la musculatura como los ligamentos de las articulaciones vertebrales del cuello se retraigan y se inflamen como mecanismo de protección; esto es especialmente común en los casos de accidentes o golpes con un vehiculo, lo que se denomina como latigazo cervical, que es un movimiento rápido y brusco hacia adelante y hacia atrás del cuello.

Atrofia o falta de tono muscular de la musculatura estabilizadora cervical.

No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

Posibles tratamientos

Terapia manual osteopática

Es un tipo de medicina basada en el masaje y la manipulación del tejido muscular, fascial y óseo. Consiste en buscar el equilibrio corporal y reactivar los mecanismos de regeneración del cuerpo.

Refuerzo muscular propioceptivo, control motor de la musculatura cervical

Es un sistema en el cual el cerebro recibe la información sobre la posición y movimiento del cuerpo, otorgándole equilibrio, coordinación y mantenimiento del tono muscular.

Posturología

Es un método que actúa sobre las causas y no los efectos. Espera dar respuesta a la causa de los fenómenos patológicos a nivel neuromuscular, propioceptivo y técnico-postural. Desde una vista formal de todo el cuerpo humano, corrigen partes específicas de forma permanente.

Fisioterapia invasiva

Son un conjunto de técnicas llevadas a cabo con una aguja sólida. Así, el especialista inyecta fármacos en los tejidos musculoesqueléticos, estimulando la regeneración del tejido lesionado. Alguna de ellas son, la punción seca o la electrólisis percutánea intratisular

Diatermia

Es un calentamiento de una zona localizada. Incidiendo directamente con calor, para relajar y aliviar el músculo. Es una de las denominadas de alta frecuencia o radiofrecuencia.

Neurodinamia

Es una técnica utilizada en la fisioterapia aplicada con fines evaluativos o de tratamiento en alteraciones o trastornos del sistema periférico, y consiste en la movilización pasiva, estiramiento y deslizamiento de los nervios durante su recorrido con la finalidad de liberarlos en los posibles atrapamientos que desencadenan la sintomatología.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.