Fisioterapia para el dolor de pie

Beneficios de la fisioterapia en el tratamiento del dolor de pie

  • Reduce la inflamación , aliviando, eficazmente, el dolor de pie causado por una lesión u otra dolencia.
  • Recupera la movilidad en la articulación dañada, permitiendo recuperar la funcionalidad al caminar.
  • Mejora la irrigación y vascularización de la zona del pie, acelerando el proceso de recuperación de los tejidos.
  • Fortalece la musculatura y corrige las malas posturas, reduciendo, con ello, el riesgo de recidivas y de cronificación del dolor de pie.

Posibles tratamientos de fisioterapia para el dolor de pie

La fisioterapia para el dolor de pie se enfoca en el tratamiento de todas aquellas dolencias que cursen con dolor en la zona del pie.

Es importante identificar bien el dolor de pie que presenta el paciente. Así, podemos identificar distintos dolores de pie: dolor en el puente del pie en reposo o al levantarse; dolor en el lateral interno del pie, dolor en la parte lateral externa del pie, dolor en la planta del pie, etc. En función del diagnóstico previo, se aplicará la técnica más adecuada.

Cuando el paciente es deportista, puede presentar dolencias que cursan con dolor en el pie, como por ejemplo la fascitis plantar. Es en estos casos donde la fisioterapia deportiva ofrece una respuesta personalizada al tipo de paciente.

Terapia Manual Osteopática

La terapia manual osteopática es un tipo de técnica basada en el masaje y la manipulación del tejido muscular y los huesos. A través de diversas manipulaciones, logramos una respuesta positiva del cuerpo, mejorando los síntomas que presenta el paciente, como pueden ser el dolor de pie, la falta de movilidad articular, etc. 

Fisioterapia Invasiva

La fisioterapia invasiva es un conjunto de técnicas que necesitan de una aguja sólida para realizar punciones localizadas.

Resulta muy efectiva para tratar el dolor de pie cuando esté causado por una sobrecarga muscular en la zona. 

Diatermia

Es una de las corrientes de alta frecuencia o radiofrecuencia. Su objetivo es irradiar calor a una zona localizada, y así relajar y aliviar el músculo.

Ecografía

Se utiliza para obtener exactitud y conseguir unas punciones extremadamente localizadas y exactas. Es la compañera fiel de la fisioterapia invasiva.

Posturología

La posturología nos permite dar una respuesta neuromuscular y propioceptiva para evitar la cronificación del dolor y las recaidas.

No necesitas vivir con dolor

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.

¿Qué es el dolor de pie?

El dolor de pie es un dolor muy común. Se estima que 8 de cada 10 personas sufren algún problema con los pies. Los problemas más comunes pueden causar dolor y otras molestias. Puede producirse en un punto localizado del pie, o extenderse a todas sus partes anatómicas. Se considera, que el 25% de huesos del cuerpo están en los pies.

El pie se compone de tres partes: tarso, metatarso y falanges. Además de varias articulaciones como la anterior, posterior y la articulación interfalángica. Estas uniones, aseguran movimiento y sujeción. Y un fallo en cualquiera de estas estructuras pueden dar lugar a una lesión, y sus consecuencias.

Posibles causas del dolor de pie

Fascitis plantar

Se trata de la inflamación del ligamento que corre por la planta del pie. A menudo el dolor se focaliza en la parte del talón, por ser ahí dónde se une a la base. Los tratamientos se centran en aliviar la tensión del talón y disminuir la inflamación. 

Es una de las lesiones crónicas más comunes de los corredores. Por ello, es recomendable acudir a un fisioterapeuta especializado en el tratamiento de fisioterapia para el dolor de pie que aplique el tratamiento más eficaz. El objetivo debe centrarse no solo en la curación de la lesión y tratamiento de los síntomas, sino también en la prevención para evitar recaidas. Con la fisioterapia deportiva podemos afrontar ambos objetivos, acortando los  tiempos de recuperación y logrando una mejor rehabilitación. 

Callos o verrugas en la planta del pie

Los callos son capas gruesas de piel endurecida. Se desarrollan cuando la piel intenta protegerse con la fricción y la presión. Las verrugas las causa el virus del papiloma humano, y aparecen cuando se infecta la capa superior de la piel. La existencia de callos o verrugas en la planta del pie puede generar dolor de pie que requiere tratamiento. Será necesario consultar con un especialista para eliminar la causa.

Impactos repetitivos

También son los corredores los más afectados de dolores o lesiones por esta causa. En primer lugar, hay que detectar la causa del problema. No es sólo la repetición de ciertos movimientos, sino también la mala elección de zapatillas, el sobrepeso, o la biomecánica de la pisa. Todos estos factores pueden agravar el problema. Con fisioterapia deportiva podemos tratar el dolor de pie ocasionado por impactos repetitivos y evitar que se cronifique.

Fracturas de hueso por traumatismos fuertes

Los fuertes traumatismos provocan, con frecuencia, una fractura de hueso. Un especialista deberá analizarlo correctamente y tomar las medidas necesarias. Estas fracturas pueden ser con desplazamiento o sin desplazamiento. Si se trata de una fractura de hueso con desplazamiento, la masa ósea se quiebra y cambia de posición. En estos casos, es más compleja la recuperación. También puede desembocar en otros problemas. Es el ejemplo de la rotura de una uña, que puede generar debilidad y desencadenar hongos.

El tratamiento con fisioterapia para el dolor de pie que sea causado por un traumatismo fuerte que desencadene una fractura de hueso permitirá una rehabilitación completa. En este sentido, en consulta aplicamos distintas terapias para lograr una mejor regeneración ósea, el fortalecimiento de los músculos, y la recuperación de la movilidad articular.

Problemas con la circulación sanguínea o linfática

La mala circulación en los pies es conocida como enfermedad vascular periférica o PVD. Es causada por las arterias y las venas bloqueadas que suministran sangre a las extremidades. Los vasos periféricos bloqueados conducen a una enfermedad llamada isquemia, que provoca una falta de oxígeno en los músculos. El resultado es dolor y calambres. En estos casos, el tratamiento de fisioterapia que trata el dolor de pie se basa en masajes y manipulaciones que favorecen una mejor circulación sanguínea y linfática. Con ello lograremos desinflamar lo tejidos, mejorar el movimiento y eliminar el dolor.

Bloqueos en las pequeñas articulaciones de los huesos del pie

Los más comunes, son los bloqueos del tobillo. Es un bloqueo de las ramas terminales del nervio ciático. Estos bloques en las articulaciones tienen cuatro formas de producirse:

  1. Bloqueo del nervio tibial o peroneo profundo.
  2. Bloqueo del nervio musculocutáneo o peroneo superficial.
  3. Boqueo del nervio sural o safeno externo.
  4. Bloqueo del nervio tibial posterior.

En estos casos, el tratamiento de fisioterapia se basa en el tratamiento de la neuropatía que provoca ese atrapamiento del nervio que deriva en el dolor de pie.

Problemas de pisada

El pie plano se caracteriza por la ausencia de arco o bóveda plantar durante la bipedestación. El pie plano hace que el talón vaya hacia afuera y, en consecuencia, al caminar se ejerce mayor apoyo en la zona interna del pie. Puede provocar problemas en la rodilla, y la región interna del tobillo, generando dolor. El estudio de la pisada nos permitirá detectar este problema y tratarlo adecuadamente. Con fisioterapia podemos reducir los síntomas ligados al dolor de pie causado por un problema en la pisada.

Dedos en martillo y juanetes

Ambos son una condición heredada. En los juanetes, los huesos del metatarso se desplazan, ocasionando que el dedo gordo se incline hacia el resto de los dedos. Esto provoca el bulto distintivo en la base del dedo gordo. El dedo martillo está provocado por la curvatura de una o ambas articulaciones, y puede afectar a todos los dedos del pie salvo al dedo gordo. En estos casos, la parte alta del nudillo puede ocasionar dolor, inflamación y formación de durezas o callos, a consecuencia de la presión del zapato. Con el tiempo, los dedos afectados tienden a perder flexibilidad.

En estos casos, es necesario un tratamiento multidisciplinar. Con fisioterapia podremos aliviar el dolor de pie que provenga de juanetes o dedo martillo.

Sobrecarga muscular en sóleo, gemelos o fascia plantar

El gastrocnemio y el sóleo son los dos músculos que componen las pantorrillas. Una sobrecarga muscular en estos músculos puede irradiar dolro de pie. Los que más sufren esta dolencia son los corredores, y la mejor forma de evitarlos es estirando correctamente. Una vez aparece dolor, se recomeinda acudir al fisioterapeuta de confianza para que personalice el tratamiento de fisioterapia deportiva más adecuado.

Espolón calcáneo (calcificación en el hueso calcáneo)

Es una calcificación del talón que puede ocasionar dolor de pie. Está causada, en la mayoría de los casos, por el uso de un calzado inadecuado o por malas posturas al estar de pie. Cuando se complica con una fascitis plantar, el tipo de dolor es característico y lo hace de muy fácil diagnóstico. En la consulta, realizamos una valoración de cada caso para poder establecer el diagnóstico correcto. En base a ello, personalizamos el tratamiento de fisioterapia para tratar eficazmente el dolor de pie.

Neuroma de morton

El neuroma de morton es una degeneración del nervio digital plantar, acompañado de una fibrosis alrededor del nervio. Habitualmente se localiza entre el 3º y el 4º metatarsiano, al menos el 75% de las veces. Es muy frecuente, y la incidencia en mujeres es más grande que en hombres. Su origen es la irritación por compresión del nervio interdigital entre las cabezas metatarsianas. En los casos más graves, el dolor que genera el neuroma es muy agudo, requiriendo extirpación quirúrgica. En los casos más leves, con fisioterapia podemos reducir el dolor de pie y mejorar la condición del paciente.

Trombosis

La trombosis es la formación de un coágulo en un vaso sanguíneo que obstruye el flujo de sangre a través del sistema circulatorio. Cuando un vaso sanguíneo se lesiona, el cuerpo utiliza las plaquetas para formar un coágulo de sangre. En estos casos, puede producirse un dolor de pie que es necesario diagnosticar correctamente ya que el tratamiento debe aplicarse de forma correcta para solucionar el problema de trombosis.

Artristis, gota o diabetes

En pacientes con artritis, gota o diabetes, es habitual que se produzca dolor en el pie. En estos casos, el tratamiento debe enfocarse de forma integral, combinando distintos especialistas para aportar una solucion eficaz al problema. En el caso del fisioterapeuta, podemos personalizar el tratamiento de fisioterapia para aliviar el dolor de pies.

Sobrepeso

En pacientes con sobrepeso, el dolor de pie es uno de los síntomas más habituales. Con fisioterapia podemos aliviar las molestias, pero es necesario acudir a un endocrino que paute una dieta equilibrada para la pérdida de peso. 

Podemos aliviar tu dolor
¿Quieres conocernos?