Fisioterapia para Fracturas de hueso

Beneficios de la fisioterapia tras una fractura de hueso

  • Mejora la tonicidad y la fuerza de la musculatura, combatiendo la atrofia muscular derivada de un largo tiempo de inactividad.
  • Recupera la movilidad articular, logrando el correcto funcionamiento de la articulación después de tanto tiempo inmóvil.
  • Favorece la consolidación y recuperación de la fractura, facilitando el proceso de regeneración ósea.
  • Mejora el control motor de la articulación afectada gracias al trabajo propioceptivo, evitando, con ello, que la lesión se repita en el futuro.
  • Mejora la irrigación y vascularización de la zona, favoreciendo, con ello, una mejor recuperación de los tejidos blandos que se hayan visto afectados.

Tratamiento fisioterapéutico para las fracturas de hueso

En la consulta aplicamos diversas terapias para lograr que, después de que la fractura haya cerrado, se recupere lo antes posible tanto la movilidad de la articulación como el tono muscular perdido.

Tratamiento a nivel MUSCULAR

Tras un largo período de tiempo en el que hemos mantenido inmovilizada la zona en la que se produjo la fractura, la musculatura se habrá debilitado. En consulta, trabajaremos para recuperar su tonicidad y fuerza de forma progresiva mediante diversos ejercicios.

Tratamiento a nivel ARTICULAR

Las articulaciones también sufren después de una fractura, ya que han pasado largo tiempo inmovilizadas y presentan rigidez y limitación en los movimientos. Para recuperar la amplitud y funcionalidad correcta de la articulación, programamos ejercicios que nos van a permitir aumentar la irrigación en los tejidos y lograr su oxigenación y desentumecimiento.

Cuando no se hayan empleado elementos de metal para el proceso de fijación del hueso, como son tornillos, placas, etc, podemos emplear la diatermia, que, mediante la aplicación del calor en las capas más profundas, logrará mejorar el movimiento de la propia articulación y relajar las estructuras colindantes a ella.

Dependiendo de la gravedad y de las necesidades de cada paciente, diseñamos una rutina para poder trabajar a todos los niveles y lograr que la recuperación sea lo más rápida y segura posible, buscando el bien del paciente y las mínimas molestias para él.

Consúltanos

Cita previa sin compromiso.

Personalizamos tu tratamiento para que el dolor no te frene en tu vida personal y profesional.

¿Qué son las fracturas de hueso?

Fractura es la rotura parcial o total de un hueso, la pérdida de continuidad normal de la sustancia ósea o cartilaginosa. La consecuencia de golpes, fuerzas o tracciones cuya intensidad supera la elasticidad del hueso. Se denomina así a todo tipo de roturas, tanto las microscópicas como aquellas en las que se destruye parte del hueso.

Las fracturas en los niños y los adolescentes no son iguales a las que se presentan en adultos. Los huesos aún están en crecimiento y el coeficiente de elasticidad es mayor. Gracias a la elasticidad no se suelen presentar roturas completas. Los síntomas que presentan los adultos son mucho más intensos y agudos.

Tipos de fracturas de hueso

La denominación de los tipos de rotura son consecuencia de la repetición. Hay roturas que se dan con más frecuencia que otras, por ello, se han diseñado unos patrones que, aunque varíen dependiendo de la zona corporal afectada, el hueso afectado y otros factores asociados, ayudan a acertar con su tratamiento.

Se pueden clasificar:

radiografía fractura brazo
  • Según su etiología, por ejemplo Fracturas Traumáticas, Patológicas o por Fatiga de marcha o estrés.
  • Según su exposición, en forma de Fractura Abierta o Cerrada.
  • Según la ubicación en el hueso, Fractura Epifisiaria, Diafisiaria, Metafisiaria.
  • Según el tipo de fractura, Fractura en pico de plancha, Conminuta, Lineal, Oblicua, Transversal, Espiral, Segmentaria, de Compresión, Impactada, Deprimida, en Tallo Verde, en Botón o Torus, y por último Deformación Plástica.

El conocimiento del tipo de fractura y la valoración en consulta nos permitirá aplicar el tratamiento de fisioterapia más adecuado para lograr la completa recuperación.

Síntomas de las fracturas de hueso

Aparece dolor repentino, agudo e intenso. La particularidad es que solo se siente punzantemente en un punto muy concreto y localizado. Desde el momento que se produce, resulta muy doloroso e impide realizar cualquier movimiento con el músculo afectado. Es habitual también que se produzca una fuerte inflamación, derivada de la mayor afluencia del flujo sanguíneo a la zona.

Diagnóstico de una fractura de hueso

Debe ser explorada la zona de la lesión por un médico. Preguntar al paciente los síntomas que presenta y en algunos casos, el médico sabrá que es una fractura a simple vista. Aun así, es necesario recurrir a las radiografías, si no, es difícil de detectar el tipo de rotura que es. Si la fractura es abierta, es necesario completar la exploración con otros tipos de exámenes.

Tratamiento de las fracturas de hueso

Todas las roturas siguen los mismos pasos para la recuperación completa, que son los siguientes:

tratamiento fractura fase reducción
Reducción
tratamiento fractura fase estabilización
Estabilización
tratamiento fractura fase rehabilitación
Rehabilitación
Todas las roturas deben ser revisadas por un médico y diagnosticadas convenientemente. En caso de no tener acceso a un médico o no haber diagnosticado el problema, el miembro debe ser entablillado con algo moldeable como cartón o madera.

Hay diferencias a la hora de colocar o recolocar los huesos, dependiendo del daño sufrido, se usarán desde métodos ortopédicos a quirúrgicos. Los quirúrgicos son más eficaces, pero no siempre necesarios. Además, tienen mayor coste y requieren de material técnico-humano.

Con la inmovilización de la lesión ósea se pretende que, al estar la fractura fija, se regenere en su posición original. Una de las formas correctas de hacerlo, es cubriendo e inmovilizando de articulación a articulación. Asegurando así, que el hueso quede fijo y no se mueva. Evita causar daño a los vasos sanguíneos o músculos y reduce el dolor y la inflamación.

¿Necesitas rehabilitación?

Cita previa sin compromiso. Personalizamos tu tratamiento para que te liberes del dolor.