Luxación y Subluxación mandibular o de la ATM: ¿Qué es y qué tratamiento requiere?

Luxación y Subluxación mandibular o de la ATM

Cuando hablamos de una luxación o subluxación mandibular, estamos hablando de un trastorno de la ATM o articulación temporomandibular. Es por ello por lo que también solemos utilizar la denominación de luxación o subluxación de la ATM o articulación temporomandibular.

Para poder determinar el alcance de este tipo de lesiones, y la importancia de un correcto tratamiento, es necesario tener en cuenta los síntomas, las causas y el tipo de lesión que se presenta.

En los casos de luxación o subluxación mandibular, es necesario acudir a un especialista en ATM que pueda hacer un diagnóstico completo y aplique el tratamiento de fisioterapia especializado en la luxación y subluxación mandibular.

En este artículo de blog te explicamos todo lo que necesitas saber sobre luxaciones y subluxaciones mandibulares y cómo laS tratamos en nuestro centro de fisioterapia.

Luxación y subluxación mandibular: ¿Qué es?

La luxación y la subluxación mandibular son un tipo de trastorno articular que se manifiesta cuando existe una disfunción de la articulación temporomandibular.

En el caso de una subluxación de mandíbula, se mantienen el contacto las superficies articulares, y lo más habitual que vuelva a su posición normal de forma natural, sin necesidad de realizar ninguna maniobra.

Por el contrario, cuando se produce una luxación de mandíbula, existe una separación completa de las superficies articulares, requiriéndose, en estos casos, de una reducción manual.

Anatomía y biomecánica de la ATM: ¿Qué estructuras intervienen en la articulación?

Para poder entender la patología de una luxación o subluxación de la ATM, es necesario conocer su anatomía y entender su mecanismo.

Anatomía y biomecánica de la ATM mandíbula
La articulación mandibular se encuentra a ambos lados de la cara, justo por delante de las orejas. Las estructuras que componen la ATM son:

  • Huesos: el temporal y el cóndilo mandibular.
  • Ligamentos: el lateral o temporomandibular y los ligamentos accesorios (colateral y de Tanaka).
  • Músculos masticatorios: son los responsables de la movilidad articular.
  • Nervios: principalmente el trigémino.

Las superficies articulares que conectan entre si estas estructuras, y que permiten la correcta funcionalidad de la articulación son:

  • Fosa articular o mandibular: se encuentra en el hueso temporal.
  • Tubérculo articular: se encuentra en la parte delantera e inferior de la fosa articular.
  • Cóndilo mandibular: se encuentra en el hueso mandibular y se encaja en la cavidad articular.
  • Cartílago condilar: recubre toda la superficie del cóndilo.
  • Disco articular: se interpone entre las superficies ósea de la articulación, es decir, entre el cóndilo y el tubérculo articular

Los movimientos que puede realizar la articulación temporomandibular son movimientos de rotación antero-posterior condilar, movimientos de lateralidad y movimientos de deslizamiento.

La ATM está implicada en los procesos biomecánicos de la masticación, el habla, la deglución, la gesticulación facial, etc.

Tipos de luxación o subluxación mandibular: ¿Cómo se clasifican según a qué estructura afecte?

Dependiendo de a qué estructura afecte, las luxaciones y subluxaciones mandibulares pueden clasificarse en 2 tipos.

Subluxación o luxación condilar

En estos casos, el cóndilo mandibular se sale de su posición normal dentro de la fosa mandibular en una de las articulaciones (subluxación unilateral) o en ambas (subluxación bilateral).

Este tipo de trastornos es habitual en personas que padecen hiperlaxitud ligamentosa generalizada en muñecas, hombros, tobillos, etc. Se habla de subluxación cuando al abrir la boca el cóndilo se luxa, pero tiene la capacidad de poder volver a su sitio al cerrarse. Se habla de luxación cuando el cóndilo se luxa pero se queda bloqueado y no puede volver a su sitio quedándose la boca medio abierta.

Subluxación Discal

En estos casos, el disco mandibular es el que sufre la luxación con respecto al cóndilo. Puede ser que el disco se encuentre luxado y al abrir la boca logre “recolocarse”, y después, al cerrarse el disco se vuelve a luxar.

En estos casos normalmente suele escucharse un “click” al abrir la boca y otro más suave al cerrar, y se llaman subluxación con reducción. Otra posibilidad es que al abrir y cerrar la boca el disco se quede luxado y no sea capaz de poder “recolocarse”, estos casos se llaman subluxación sin reducción, y suelen causar más problemas a largo plazo.

Síntomas de una luxación o subluxación mandibular: ¿Cómo se manifiestan?

En los casos en los que se haya producido una luxación o una subluxación condilar bilateral, los principales síntomas que se manifiestan son:

  • dolor agudo
  • imposibilidad o dificultad para cerrar la boca
  • exceso en la salivación
  • dificultad para hablar
  • mordida abierta
  • mentón protusivo

Si es una luxación o subluxación unilateral, los síntomas son:

  • dolor agudo
  • desviación de la mandíbula hacia el lado contrario de la luxación
  • imposibilidad de movimiento

En los casos de una subluxación discal, los principales síntomas son:

  • dolor en la zona de la ATM cercana al oído, sobre todo al abrir y cerrar la boca, por inflamación de la articulación, cuando empeora el dolor llegar a ser constante
  • dolor referido a la mandíbula
  • dolor o picor en el oído
  • acúfenos
  • cefaleas o dolor de cabeza
  • pérdida de apertura bucal
  • dificultad de movimiento de la mandíbula

¿Buscas un especialista en ATM?

Somos especialistas en disfunciones de la ATM

Causas de una luxación o subluxación de mandíbula: ¿Qué factores pueden provocarlas?

Existen diversos factores que pueden propiciar una luxación o subluxación mandibular. Destacamos los siguientes:

  • Factores intrínsecos. En ocasiones, existen ciertas alteraciones anatómicas que pueden llegar a favorecer una luxación o subluxación mandibular. Es el caso una descompensación en el desarrollo del cóndilo, que provoca una menor estabilidad de la articulación. Otro ejemplo sería la hiperlaxitud ligamentosa que pueden padecer algunas personas.
  • Factores extrínsecos. Aquí englobaríamos diversos factores que pueden acabar desencadenando una luxación, como puede ser un fuerte traumatismo, una apertura muy forzada de la boca al bostezar o estornudar, procedimientos dentales donde se deba hacer una apertura muy grande de la boca, etc.

Diagnóstico de la luxación o subluxación mandibular: ¿Qué procedimientos de diagnóstico empleamos?

En los casos en los que se sospeche la existencia de una luxación o subluxación mandibular, en consulta realizaremos una valoración completa para determinar el alcance de la lesión y la mejor manera de tratarla. El objetivo es aplicar el tratamiento más adecuado para lograr su total remisión.

Esta valoración incluye:

Fisioterapia de la luxación y subluxación mandibular: ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

El tratamiento de fisioterapia que vamos a aplicar para curar la luxación o subluxación mandibular va a depender del diagnóstico previo y de la valoración inicial que realicemos en consulta.

En esta valoración, analizaremos los síntomas que presenta el paciente y realizaremos un reconocimiento de la estructura muscular, ligamentosa y esquelética de la zona para determinar la gravedad y cuál va a ser el procedimiento más adecuado.

El tratamiento de fisioterapia en luxaciones y subluxaciones de la ATM suele implicar la relajación de la musculatura mandibular y la manipulación de la mandíbula para recuperar una correcta coordinación del complejo cóndilo-disco de la articulación.

Para lograr una completa recuperación, es importante aplicar otras terapias complementarias que van a evitar que la luxación sea reincidente, mejorando la estabilidad y consistencia de los componentes estructurales de la ATM.

Este tipo de terapias incluyen técnicas de movilización articular, terapia miofascial para liberar la musculatura, relajación y estiramiento de la musculatura, etc.

 

Otras preguntas frecuentes sobre luxación y subluxación mandibular

Para poder ofrecer una respuesta completa a las dudas que suelen plantearnos nuestros pacientes en consulta, y con el objetivo de ayudar a todas aquellas personas que puedan estar padeciendo algún trastorno o alteración de la ATM, hemos desarrollado el siguiente bloque de preguntas frecuentes.

¿Qué es la maniobra de Nelaton?

La maniobra de nelaton es una técnica empleada en la reducción manual de una luxación mandibular condilar en la que realizamos un movimiento preciso para insertar el cóndilo en su posición normal en la cavidad de la ATM.

¿Cómo saber si tengo una luxacion de mandíbula?

El diagnóstico de una luxación mandibular debe realizarlo un especialista en ATM. Nuestra recomendación es acudir a él si se presentan los siguientes síntomas característicos: dolor orofacial, que puede localizarse en la mandíbula o irradiar a la zona del cuello y el oído; mordida desplazada hacia un lado, en el caso de que sea una luxación unilateral; problemas para hablar; e incapacidad de poder cerrar la boca.

¿Qué tratamiento es eficaz en un desplazamiento de disco mandibular?

En los casos de desplazamiento de disco mandibular, el tratamiento de fisioterapia más adecuado consiste en una combinación de terapias de relajación muscular y de manipulación para recolocar el disco en su lugar. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mejores resultados obtendremos, además de evitar su cronificación.

¿Necesitas ayuda?

Queremos resolver todas tus dudas. Contáctanos y te responderemos en breve.

Podemos aliviar tu dolor
¿Quieres conocernos?